Puesta a punto de la piscina en primavera

Cuando llega el buen tiempo, todos quieren disfrutar de la piscina. Es momento de pasarlo bien en la zona de baño, de jugar en las zonas anexas, de largas jornadas al sol, de comer al aire libre… Sin embargo, para poder disfrutar de la temporada de baño, hay que tener en cuenta la puesta a punto de la piscina en primavera, sobre todo en aquellos casos (cada vez menos) en los que no se usa esta zona de baño durante el otoño e invierno… a no ser que tengas una cubierta de piscina. ¿Qué se debe tener en cuenta para disfrutar de los primeros chapuzones?

Claves a considerar en la puesta a punto de la zona de baño

Para poder disfrutar de chapuzones, chapoteos y de largas jornadas dentro del agua, hay que considerar una serie de aspectos que mejorarán no solo el mantenimiento de la piscina, sino su estado y, por qué no decirlo, la calidad de vida. Las claves son las siguientes:

1. Limpiar cubiertas

Aquí hacemos dos diferenciaciones a la hora de limpiar cubiertas de piscina. Una, que la piscina puede tener un cobertor, esto es, una lona o cubierta sobre el agua, la cual necesita una limpieza a fondo. En este lugar se podrán observar manchas de barro y hojas del invierno. Se puede usar un cepillo para esta limpieza.

La otra diferenciación es que se tenga una cubierta de mayor tamaño, es decir, un techo o cubierta de grandes dimensiones, como disfrutan ya decenas de familias gracias a Vegametal. En este caso, se pueden limpiar cristales o sus elementos con la ayuda de un gran cepillo, en altura, para llegar a muchos de los rincones.

2. Comprobación de los accesorios

Si no se ha tenido la suerte de disfrutar de la piscina en invierno, es importante observar qué ha ocurrido con lo que hay debajo del agua. Rejillas, cestos, incluso los azulejos han podido deteriorarse. En el caso de que estos elementos presenten problemas, se puede contactar con profesionales de las reparaciones para que los problemas no vayan a más.

3. Revisar el sistema de filtrado

Si el sistema es de metal, se comprobará si existe óxido. Hay que eliminarlo y, posteriormente, se recomienda aplicar antioxidante. Además, hay que cerciorarse que el filtro no haya acumulado cal. Y, en el caso de que se tenga un sistema de arena, hay que reponerla y revisar el filtrante.

4. Limpiar fondos, paredes y agua

Antes del llenado o del tratamiento del agua, es vital limpiar el fondo de la piscina. Aquí se pueden acumular todo tipo de objetos y suciedad. ¿Cómo se va a empezar la temporada con esta zona sucia? Existen cepillos que facilitarán esta tarea.

Por otro lado, con la ayuda de un recogehojas, se puede limpiar la superficie. Mosquitos, avispas, hojas… todos fuera del agua. Asimismo, limpiando las paredes se conseguirá reducir el desgaste de azulejos o pintura. Eso sí, habrá que vigilar que no hayan proliferado algas y hongos. En estos casos, usaremos productos específicos.

5. Saneamiento del agua

Es uno de los últimos pasos a considerar. Hay que pensar que el agua debe estar en todo momento en buen estado, por lo que la aplicación de cloro (en pastillas, granulado…) será una prioridad. Se puede apostar por floculantes para mantener el agua lo más clara posible y luchar contra determinadas partículas.

Por último, hay que realizar un análisis de pH de la piscina, siendo esta ya la última de las claves. Un pH ideal debe estar entre 7,2 y 7,6. En el caso de que estos valores se vean superados, se usará un reductor.

Estos son los pasos que hay que tener en cuenta para la puesta a punto de la piscina en primavera. Por delante, se tendrán seis meses, como mínimo, para disfrutar de la zona de baño.

Leave a Comment

escoger-un-techo-de-piscinapor-que-escoger-una-cubierta-baja-de-piscina
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram