Primeros pasos para abrir tu piscina en verano

Con la llegada del verano suben las temperaturas y apetece darse un chapuzón en la piscina para refrescarse. Sin embargo, antes de bañarnos nos hemos de asegurar que nuestra piscina está en perfectas condiciones después del parón hibernal. En este artículo hablaremos de los primeros pasos para abrir tu piscina en verano.

Pasos para abrir tu piscina en verano

La puesta en funcionamiento de la piscina es relativamente sencilla. Para ello, hemos de seguir una serie de pautas que nos ayudarán a tener un agua limpia y clara, apta para el baño.

  1. Retirar y hacer una limpieza de las cubiertas de piscinas. Estos artículos cubren la piscina mientras no se usa. Así, una vez ha llegado el momento de volverla a utilizar la piscina, las hemos de retirar. No obstante, antes debemos aprovechar para limpiarlas a fondo y así eliminar toda la suciedad que hayan podido acumular durante el invierno.
  2. Verificar el estado de los accesorios sumergidos. Hemos de verificar que los elementos sumergidos, como los cestos, rejillas, skimmer o escaleras, están libres de la presencia de hongos, algas, así como restos de hojas que se hayan podido depositar en ellos.
  3. Hacer una limpieza del fondo de la piscina. El suelo de la piscina es una de las zonas en las que más suciedad se acumula. Por ello, es importante asegurarnos que eliminamos toda la porquería. Podremos emplear un cepillo limpiafondos o un robot de piscina.
  4. Verificar el sistema de filtración. El filtro es uno de los elementos básicos de la piscina, ya que se encarga de limpiar el agua de impurezas. En caso de que sea metálico, hemos de revisar que no se haya originado óxido. Además, también es posible que tenga cal y, en caso de que hubiera, eliminarla raspando.
  5. Revisar la instalación eléctrica. Hemos de comprobar que las cajas de conexiones eléctricas y la iluminación acuática funcionan correctamente. A veces, las heladas del invierno las pueden dañar.
  6. Quitar la suciedad de la superficie. En las labores de limpieza del fondo, puede ser que una parte de la suciedad suba a la superficie. Para ello, aprovecharemos para limpiar la superficie con un recohojas, que nos permitirá sacar todos los restos.
  7. Limpiar las paredes de la piscina. Estas también pueden acumular restos de suciedad. Debemos evitar los tratamientos agresivos que las pueden acabar dañando, por lo que la mejor manera de limpiarlas es con un cepillo para piscinas o bien pasando una pistola de agua a presión.
  8. Llenar la piscina. Una vez efectuadas todas estas labores, llega el momento de llenar la piscina hasta alcanzar el nivel óptimo de agua. Esto nos permitirá posteriormente llevar a cabo una mejor distribución de los productos de limpieza del agua.
  9. Aplicar el tratamiento químico. El siguiente paso será tratar el elemento fundamental de la piscina, es decir, el agua. Para ello, hemos de empezar aplicando cloro, ya que nos permitirá tener el agua totalmente desinfectada. En el mercado podemos encontrar una amplia variedad de productos. Si usamos cloro con floculantes también nos aseguraremos de que el agua se mantenga clara. Este tipo de productos aglutinan las partículas de pequeño tamaño, los cuales muchas veces los filtros no pueden retener.
  10. Medir el pH del agua. Por último, antes de bañarnos en la piscina, hemos de medir el pH. El nivel óptimo está entre 7,2 y 7,6. En caso de que esté por encima, hemos de añadir un reductor de cloro. Si está por debajo, deberemos realizar justamente lo contrario, es decir, añadir más cloro hasta que alcancemos los parámetros deseados.

En conclusión, desde Vegametal estamos convencidos que con estos primeros pasos para abrir tu piscina en verano, será fácil conseguir un agua perfecta y disfrutar de la temporada de baño estival.

Leave a Comment

como-limpiar-la-piedra-piscina
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram