Cómo elegir un clorador salino

Las piscinas de agua salada utilizan un generador de cloro salino para el saneamiento. Conforme el agua con sal corre a lo largo del generador, este se ocupa de separar la sal y el agua. Dicho ácido reemplaza la necesidad de tabletas de cloro para desinfectar el agua. Este tipo de piscinas se está volviendo cada vez más popular a medida que el público está cada vez más informado sobre sus beneficios. Por ello, resulta tan importante saber cómo elegir un clorador salino que sea adecuado en cada caso.

En términos generales, las principales ventajas de las piscinas de agua salada son:

  • El agua no es tan dura para la piel, los ojos o el cabello como lo es en las piscinas de cloro.
  • Requiere menos mantenimiento.
  • Son más seguras que las piscinas de cloro porque no hay necesidad de manipular el cloro en su forma física, lo que puede ser peligroso para los propietarios u operarios de mantenimiento.
  • El agua resulta más suave y agradable.

En cualquier caso, los sistemas de piscinas de agua salada son más complejos, lo que significa que es recomendable contar con el asesoramiento de un técnico experimentado a lo largo de la vida útil de la piscina.

Cómo elegir un clorador salino adecuado

Hay dos factores determinantes a la hora de elegir el clorador salino idóneo: la capacidad de la piscina y el tiempo de funcionamiento de esta herramienta a lo largo del día, que depende de otros factores.

Algunos de los más importantes son:

  • El número de bañistas,
  • La zona climática.
  • La época del año en la que se utiliza.
  • Si se trata de una piscina climatizada o no.
  • Si se trata de una piscina privada o pública.

Capacidad de la piscina

Hay muchos tipos de piscinas, entre ellas, cuadradas, ovaladas o circulares, que son los más habituales. Calcular el volumen de la piscina es importante para estimar el volumen de producción de cloro oportuno. A continuación, aportamos algunos valores orientativos recomendados por los principales fabricantes:

  • Hasta 20 m3: 10 g/h
  • Hasta 40 m3: 15 g/h
  • Hasta 75 m3: 20 g/h
  • Hasta 120 m3: 30 g/h

Horas de funcionamiento y porcentaje de producción

Se trata del factor más determinante y relaciona varios parámetros que hay que ajustar para garantizar el mejor rendimiento del clorador. En este sentido, se debe tener en cuenta la época del año para establecer el tiempo de funcionamiento y el porcentaje de producción.

En la temporada de invierno

  • 1 hora funcionando al 10 %

En la temporada de primavera

  • 4 horas funcionando al 40 %

En la temporada de verano

  • 8 h funcionando al 80 %

En la temporada de otoño

  • 4 horas funcionando al 40 %

Otros consejos

Otro consejo, en ningún caso es recomendable que el clorador funcione a su total capacidad de forma permanente, ya que esto podría acabar reduciendo las horas de vida útil del dispositivo. También poría motivar que este se estropee de forma frecuente, lo que precisaría de la intermediación de un técnico especialista para solucionar el problema y analizar si el dispositivo puede seguir cumpliendo su función sin riesgo para la salud de los bañistas.

Además, lo ideal es que funcione a lo largo del período diurno: por la noche no resulta tan efectivo, así como el proceso de la filtración, que también se recomienda que se lleve a cabo durante el día (mañana o tarde).

A modo de conclusión, recordamos que en Vegametal, expertos en cubiertas para piscinas, asesoramos a nuestros clientes sobre las mejores alternativas de cloración salina, y también sobre otros aspectos determinantes para mantener en perfecto estado el agua de la piscina y su calidad.

Leave a Comment

como-elegir-una-bomba-de-piscina
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram